Gillian Anderson: la gran presencia femenina de Argentina Comic Con

La actriz, que personificó a Dana Scully en The X-files y a la detective Stella Gibson en The Fall, hizo su paso triunfal en la convención: se sorprendió con la efusividad de los fans argentos y coronó su despedida enarvolando el pañuelo verde en pos de la legalización del aborto.

COBERTURA EXCLUSIVA

Por Vanesa Odino y Cata Moncal

“Escuché que los fans argentinos son intensos”, dijo Gillian Anderson durante la conferencia con la prensa antes de su desembarco triunfal en Argentina Comic Con. La actriz, que se inmortalizó en la pantalla chica como Dana Scully, un agente del FBI que resuelve casos paranormales junto a su compañero Fox Mulder, se hizo presente en la 10ma edición de la convención en donde ahondó sobre el final de The X-files (Los expedientes secretos X), sus diversos roles en la pantalla chica y su próximo protagónico, Sex education, una serie original de Netflix.

Sobre Scully y el largo camino recorrido, Anderson aseguró que tal vez ha sido una de las mujeres más sencillas de interpretar. El rol le llegó a los 24 años, incluso contó que en esa primera audición mintió, diciendo que tenía 27 para poder quedarse con el papel. Sin embargo, el éxito de la serie fue mucho para la joven intérprete: “No tenía ningún tipo de idea de lo que iba a pasar. Fue intenso para una mujer joven y luego una mujer joven con un bebé (en referencia al embarazo de Piper, su primer hija). Crecí en frente del mundo”, aseguró.

A pesar de los beneficios que le trajo Scully, la actriz lanzó lo que sería una verdadera decepción para los fans: no va a haber más X-Files. “Lo que vieron este año es lo último que verán de Mulder y Scully”, aseguró Anderson. La confirmación deja a los seguidores de la serie con un mal sabor de boca luego del final de la 11va temporada.

Si bien la médica forense del FBI fue uno de sus papeles más importantes, para Anderson no fue el más complejo ya que en comparación al de Stella Gibson (The Fall) o al de Bedelia Du Maurier (Hannibal), Scully “no tenía un pasado oscuro, es fuerte, tiene buena moral, es inteligente y muy bien educada…en lo que se asemejan (los personajes que ha interpretado) es que tienen mi altura y se parecen a mí”, dijo entre risas. “Estas mujeres me enseñaron mucho sobre cómo sentirme cómoda y orgullosa de mí misma, dentro de mi propia complejidad. Aprendí a aceparme y a sentirme cómoda en cómo soy”, agregó.

 

DE ROLES Y FEMINISMO

Acompañando su enorme desarrollo actoral, Gillian también probó ser una gran activista en favor de los derechos animales y por sobre todo, su valía como vocera del feminismo. La actriz no sólo ha escrito al respecto, sino que patrocina campañas en favor de los derechos de las mujeres.

Prueba de eso fue la subasta que realizó al finalizar los paneles de la convención. Anderson ofertó una remera creada especialmente para la fundación Women for Women del Reino Unido, una prenda que tiene estampada una imagen de su característica boca en vivos rojos.

Esta acción como la de tomar un pañuelo verde en favor de la legalización del aborto y atárselo al cuello, fueron dos de los momentos más llamativos de la convención, que terminaron de confirmar la calidéz de la actriz y sus firmes convicciones.

De hecho, durante la conferencia en la que PILA estuvo presente, la acriz se hizo eco de un rumor en las redes sobre la posibilidad de encarnar a la versión femenina de James Bond. Con respecto a esto, aseguró: “No creo que me hayan considerado en serio, fue una broma de internet. Y quizás tiene sentido: Bond es un personaje masculino”, analizó. “Tienen que aparecer filmes de mujeres que sean tan capaces como un personaje tipo Bond: se trata de crear ese tipo de personajes en el imaginario de Hollywood antes de que las mujeres tomen roles que son de hombres. Y eso crecerá en la medida en que las mujeres ganen lugar en lugares de poder en la industria, que es la cuestión de fondo”, destacó.

INMERSA EN EL MUNDO DE LA COMEDIA

A partir de enero, Anderson desembarcará en Netflix (aún no hay fecha de estreno para latinoamérica) con Sex education, una serie original que la llevará al género de la comedia. “Es una forma de explorar aspectos diferentes de personajes y de mis límites también”, reconoció al respecto.

En la serie, la actriz encarnará el personaje de una terapeuta sexual con un hijo adolescente que se encuentra conflictuado con este tema. “Ha criado a su hijo (interpretado por Asa Butterfield) con mucha franqueza sobre todo lo sexual, así que hay penes por todos lados en la casa, jabones con forma de pene, cualquier cosa”, contó sobre la producción.