It Chapter 2: “La película ya se fue de nuestras manos, ahora hay que ver cómo la quiere la gente”

Así lo aseguraron Andy y Bárbara Muschietti, el director y la productora argentinos que presentaron la segunda entrega del filme de terror. En esta nota, te contamos todos los detalles de la producción.

Por Vanesa Odino
Fotos: Cata Moncal

En 2016 Andy y Barbara Muschietti se convertirían en los argentinos que traerían nuevamente el terror al cine. El director y la productora estrenaron en ese año It, la remake del libro escrito por Sthephen King que ya había sido llevada a la pantalla grande en una serie para televisión en los 90. Con la carga de satisfacer a los fans del prestigioso autor y de lograr un producto nuevo de gran impacto audiovisual, los hermanos no decepcionaron.

La semana pasada y previo al estreno de lo que será It Chapter 2 el próximo 5 de septiembre, los Muschietti llegaron a la Argentina para realizar el estreno oficial del filme en nuestras tierras.

Emocionados por su llegada, visitaron amigos y en unos maratónicos días compartieron su felicidad por el inminente estreno del filme de terror que trae nuevamente a escena al temible payaso Pennywise. “Para mí era muy importante hacer la premiere acá por haberme criado en la Argentina y al tener tantos afectos. Además, porque cuando estaba estudiando cine tenía muchos referentes internacionales y quizás de cineastas nacionales eran menos, y ahora creo que hay una generación de gente que le gustaría hacer cine y responde mucho a lo que estamos haciendo nosotros dos. Para mí venir acá y recoger esas expectativas y cariño es muy importante”, aseguró Andy en la conferencia que brindó durante su corta estadía.

En esta segunda parte, algo terrible ha comenzado a ocurrir nuevamente en el pueblo de Derry, y ante una oleada de niños y jóvenes desaparecidos, Mike, el único integrante de los “Losers” que se quedó en el pueblo, recurre a sus amigos para enfrentar esta nueva amenaza.

“Sólo habíamos visto reacciones del testeo en norteamericanos y es completamente distinta a la reacción que vimos acá. Son cosas culturales, nos reímos y lloramos en momentos distintos y eso es facinante de ver. La película ya se fue de nuestras manos, ahora hay que ver cómo la quiere la gente”, dijo Bárbara al respecto.

Cabe destacar que uno de los puntos fuertes del filme, además de su gran presupuesto, fue la posibilidad de contar con un cast de lujo como Jessica Chastain, con quien los hermanos ya trabajaron en Mamá, James McAvoy (X-Men) y Bill Hader (Saturday night live, Barry). “Esta segunda película está vista desde otra perspectiva que la primera. Esa dicotomía y diálogo entre las dos líneas temporales es necesaria. Hay gestos que tenían de cuando la vida era más inocente siendo los personajes rotos y dañados que son hoy”, reconoció Andy.

“No fue fácil reunirlos, pero todos los actores querían de forma desesperada estar en la película y lo logramos”, agregó y enumeró: “Heider estaba produciendo, dirigiendo, escribiendo y actuando la segunda temporada de Barry y le rogó a HBO correr la temporada para estar; Chastain tenía que salir disparada a otra película y McAvoy estaba en Londres con His Dark Material”.

En ese sentido, y centrándose en los personajes, explicó: “Los alenté a que los observaran y que tomaran de los niños lo que quisieran. No impuse nada, tenían que regular cuánto iban a tener de ese niño inocente”. El elenco de “grandes” se completa así con James Ransone, Andy Bean, Jeremy Ray Taylor, Isaiah Mustafa y Bill Skarsgård nuevamente en la piel del temido payaso.

Otro tema de It Chapther 2 fue su duración, que terminó siendo de 169 minutos, pero que en el primer corte era aún más extenso: “La primera versión duraba un poco de cuatro horas, y ya con un guión de 160 páginas en un momento le planteamos al estudio convertir esta segunda parte en dos películas separadas. Pero eso complicaba mucho la burocracia del estudio, el marketing y esas cosas, y finalmente quedó el guión en su extensión original, y yo fui cortándolo en sucesivos remontajes hasta la duración actual que me parece funciona muy bien. Y fue mi decisión, en eso el estudio no presionó en absoluto”.

A pesar de los miedos iniciales por su extensión, la película mantiene un ritmo correcto que le permitió a los hermanos poder concentrarse en los puntos fuertes del texto. “Fue importante encontrar los ‘beats’ emocionales de este viaje que se emprende en la película”, reconoció el cineasta.