“La música es el arma más potente para hacerle frente a todo este caos”

PH PRODUCCION YRFT

Los buenos muchachos de Ya Recontra Fue Todo, Agustín Báez, Francisco Alba, Matías Moscoso y Ariel Fernández, pusieron manos a la obra y produjeron su segundo material discográfico llamado El espacio entre las formas.

En una charla con Pila, los músicos hablaron, entre otras cosas, sobre la presentación oficial que será el próximo 7 de diciembre, a las 22, en Calle UNO, 1 entre 36 y 37.

-¿Cómo armaron la banda?

Agustín Báez: Todo comienza a fines de cursada del año 2015 con Fran en Cine. Los dos habíamos soltado proyectos que no prosperaban y decidimos armar Ya Recontra Fue Todo, un anti proyecto con plazos cortos que priorice la canción. Terminó siendo una catarsis que nos transformó la vida, sin dudas.

-En este contexto de luchas, conquistas y cambios, ¿con cuáles se identifican?

-A.B: Sin dudas el poder del feminismo, la lucha de género y la deconstrucción cultural son para mi de las luchas actuales que más nos interpelan y que nos exigen un cambio radical en un montón de cuestiones del respeto básico para con el otro, en la vida cotidiana, profesional y artística también. Aborto legal, seguro y gratuito en el hospital.

Tenemos el privilegio de habernos formados como músicos en una región muy influyente de la historia de la música argentina. Hoy siento que el circuito está cerrado a grupos de bandas que se cierran entre sí, y eso hace que sea difícil ingresar a ciertos lugares. Pero también entendemos que siempre fue así, por eso elegimos la periferia para movernos y nos sentimos cómodos siendo a veces un poco el dedo en la llaga. Tenemos escuela punk rock, hardcore, y en ese ambiente tejemos nuestros lazos fraternales con músicos muy grosos del underground que militan la cultura del “hazlo tu mismo”.

-Matías Moscoso: Estamos formando parte de un proceso de cambio cultural en la sociedad que nos atraviesa a todos y no podemos mirar para el costado porque te lleva puesto, quieras o no. Tal vez como pocas veces desde que tengo uso de razón siento que las calles están realmente convulsionadas por el impulso de un gran movimiento de gente que no se va a quedar cruzada de brazos así nomás. Y por momentos parece que se va todo al carajo: para mí es muy fuerte estar presenciando como latinoamericano cosas que estudié en la facultad y que creí enterradas para siempre. Lo de Bolivia me resulta increíble. Es imposible no hacerse eco de todo este bardo y la música es, tal vez, el arma más potente para hacerle frente a todo este caos.

Hay de todo y más en esta ciudad, en donde levantás una baldosa y hay una banda ensayando. Hay colegas muy piolas y muy humildes que te tratan de igual a igual y muchos otros que desayunan, almuerzan, meriendan y cenan personajes que los convierten en miserables. Pero bueno, eso también pasa en el día a día: en la calle muchas veces a nadie le importa una mierda nada, todos se cagan en todos y en todo y la cosa sigue.

-¿De qué manera se preparan para esta fecha?

-A.B: Para la fecha del 7 de diciembre venimos con un espíritu renovado. La grabación o te afianza como banda o te destruye: nosotros disfrutamos mucho el proceso productivo de nuestro segundo disco, nos comprometimos y armamos un equipo humano muy lindo. Sin dudas el 7 va a ser un día de festejos.

-M.M: Tenemos una ansiedad y alegría contenidas inmensas que queremos sacar tocando. Hace bastante no tocamos porque nos dedicamos de lleno a producir, ensayar y grabar el disco con mucha minuciosidad. Ahora viene la parte más linda que es armar una buena lista de temas para mostrar todo lo que somos y como yapa despedir el año en un lugar que queremos mucho.